| Domingo, 17 de Diciembre del 2017 |
13 de Febrero del 2016 | 09:54

Elecciones 2016: El "Qué Queremos" Le sigue ganando al "Cómo lo hacemos "

Jean Pierre Bravo Zapata

Presidente Proyecto educalidad

E-mail:jpbraza@gmail.com

Sígueme en:

Seguramente a estas alturas, cuando apenas faltan 55 días para que los peruanos vivan eso que durante años se llamó “fiesta electoral” y hoy es cualquier cosa menos una fiesta, ya usted estará harto de que cada día le despinten un candidato como quien asiste a una subasta al revés: “a ver quién da menos por el puesto de presidente”.

Escuchamos a los 17 candidatos a la primera magistratura (porqué en un acto de lucidez poco usual, y conveniencia por lo de evitar perder su inscripción, los candidatos Felipe Castillo y Miguel Hilario renunciaron a la justa electoral al no inscribir sus opciones en el tiempo límite) que podrían muy bien quedar en 16 luego de que el JEE se pronuncie acerca del caso de Julio Guzmán y Todos por el Perú; todos los días sacan conejos de la chistera para llevarnos a un hipotético país perfecto en los próximos 5 años. Claro todos indican qué harán, nadie dice cómo.

En otras latitudes los debates técnicos antes de las elecciones tienen tanta o más importancia que las mediáticas polémicas de candidatos principales; en nuestro país este tipo de debates concitan poca o ninguna atención, pues la mayoría de nuestro electorado vota como quien juega la Tinka: por azar.

Veamos los contrasentidos más usuales por las que vota el peruano promedio:

  • Queremos alguien con experiencia, pero que sea joven y no tenga un pasado político.
  • Queremos alguien que sepa expresarse, pero que no se adorne tanto como para que se le entienda y “se identifique con el pueblo”.
  • Queremos alguien con los pantalones bien puestos, pero que no sea autoritario.
  • Queremos alguien que se enfrente al capital privado, pero que no detenga la inversión que permita seguir al Perú en la ruta del crecimiento económico.
  • Queremos alguien honesto, pero que no diga toda la verdad acerca de sus planes políticos porque a veces eso no es “digerible”.
  • Queremos alguien que de imagen familiar y de responsabilidad, pero cuidadito con ser pisado o “monse”; tiene que ser bien criollo.
  • Queremos alguien técnico y eficiente, pero con un corazón inmenso para poder entender que no todo son resultados.
  • Queremos alguien exitoso, pero que no tenga dinero (en política eso es un pecado), que sufra la inclemencia de lo cotidiano y que vaya a almorzar al mercado.
  • Queremos alguien que sepa qué hacer, aunque no tenga idea de cómo hacerlo.

En fin, queremos alguien que no existe y que si existiese, sería un caso psiquiátrico.

Las tareas son muchas y todos las tenemos muy presentes: remontar la recesión económica, sacarnos del infierno de la inseguridad, reactivar el aparato productivo, terminar con los conflictos sociales sin sacrificar nuestra actividad extractiva, establecer un marco legal confiable, impulsar una reforma cultural y educativa, mejorar las condiciones económicas de los trabajadores, apoyar el emprendimiento empresarial, ampliar la base tributaria, reformar la estructura de las fuerzas militares y policiales, reestructurar el rol de la clase política, velar por la defensa de los consumidores; y un largo y preocupante etcétera.

Como podemos ver, todos sabemos qué se debe hacer; quien merezca ser presidente de este país debería decirnos CÓMO, hasta hoy “no se oye padre”. La política de mitin e improvisación sigue ganando la partida y cada vez hay menos de dónde escoger. No dejemos de pensar.

Design by

Miembros de:

© 2017 Gestiona Perú - Todos los Derechos Reservados.